XVII CONCURSO DE CERÁMICA “CIUDAD DE VALLADOLID” IV ENCUENTRO INTERNACIONAL



La Asociación de Ceramistas Vallisoletanos (ACEVA)

Inauguración y entrega de Premios: 18 de enero de 2012 a las 12:00 h.
Sala de Exposiciones Casa Revilla
C/  Torrecilla, 5-Valladolid

Del 18 de Enero al 5 de Febrero 2012
De martes a domingo, de 12:00 a 14:00 h. y de 18:30 a 21:30 h.

cid:image001.png@01CCD087.91781470   
PRIMER PREMIO “FANTASIA PALEONTOLOGICA EN VERDE
Lourdes Riera Rey (Zaragoza)
I MENCION ESPECIAL: “¿PERO EN QUÉ ESTAMOS PENSANDO?”.
Laura Rueda Fernández. Bilbao
II MENCION ESPECIAL: A-9”. 
Constantino Méndez Domínguez. México
III MENCION ESPECIAL:COLORES DEL INTERIOR”.
Ayako Funato. Valencia


JURADO:

JUAN GONZÁLEZ-POSADA MARTÍNEZ. Técnico de Museos y Exposiciones
MARTHA PACHON RODRIGUEZ. Ceramista
CONCHA GAY GONZÁLEZ. Coordinadora de la Sala de Exposiciones del Palacio Pimentel. Dip. Valladolid
MAITE LARENA COLOM. Ceramista


Lo bien hecho, bien parece, reza el popular refrán castellano. Y tal ocurre con esta exposición con
la que, año tras año, ponemos el broche de oro al impecable desarrollo del Concurso de Cerámica
“Ciudad de Valladolid” que, en 2011, ha celebrado ya su decimoséptima edición. No se concibe mejor forma de ver cumplidos los objetivos de un certamen que, desde su nacimiento, ha pretendido incentivar el tradicional arte de la cerámica, procurándole una plataforma seria y ambiciosa para su proyección.

Tanto el “Concurso” como el “Encuentro Internacional” convocados por la Asociación de Ceramistas
Vallisoletanos han demostrado ser un reclamo eficaz para que la mirada y el interés de los ceramistas profesionales de todo el país e igualmente los de los aficionados a este arte se concentren en nuestra ciudad y la tengan por un auténtico referente en este ámbito.

La tierra es una materia consustancial a la naturaleza castellana. Quizás sea éste el motivo por el
cual nuestro alma colectiva gusta tanto de contemplar, acariciar e incluso oler las piezas surgidas del barro.

En la muestra puede verse sólo una pequeña parte de las obras presentadas al “Concurso” pero, a
decir del jurado, llegar a esta selección es cada vez más difícil, dada la calidad y la diversidad de las
propuestas que la Organización recibe. Esto nos lleva, sin duda, a felicitar a todos los artistas que han confiado en el rigor y la seriedad del Concurso de Cerámica “Ciudad de Valladolid” para la valoración de su trabajo.

La Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid se siente muy satisfecha
del éxito de esta convocatoria, de lo lejos que está consiguiendo llevar nuestro buen nombre y,
sobre todo, de haber podido prestarle su apoyo en momentos tan difíciles.

Francisco Javier León de la Riva


FALLECIO ISAAC DIAZ PARDO - GALICIA - ESPAÑA

Isaac Díaz Pardo estuvo en Argentina en la década del 60.
Visitó la Escuela Nacional de Cerámica y departió con Fernando Arranz, su creador y director por esos años.
Creó la fábrica de porcelanas Celtia SA. en la ciudad de Magdalena, cercana a la ciudad de La Plata.
En el año 1988 recibí una invitación para trabajar en los talleres de la fábrica de Sargadelos, en la provincia de Lugo, firmada de su puño y letra y en ese viaje lo conocí.
La crónica que sigue, lo muestra tal cual era, un ser entrañable, con ideales utópicos que pudo concretar a través de una vida larga y sin desperdicios.
Admiro su logro de reintegrar a Galicia a muchos, sino a todos los intelectuales que
emigraron en las épocas oscuras de su país.
Siempre lo recordaremos por su generosidad y humildad y como una gran persona.
                                                                                       Vilma Villaverde
ELPAÍS.com
"Juan Carlos" ha compartido contigo un contenido de ELPAÍS.com
Comentario:
noticia
Isaac Díaz Pardo, fallecido esta mañana en Santiago de Compostela, nació hace 91 años en esa misma ciudad, en la Rúa das Hortas. Era casa familiar, taller artístico de su padre, Camilo Díaz Baliño, y sede de encuentro para sus amigos y correligionarios galleguistas, muchos de ellos los que figuran en los libros de historia en el lado de las víctimas, muertos o exiliados. En julio de 1936, Camilo Díaz fue paseado y su hijo tuvo que esconderse unos días hasta que pudo salir de Santiago. Hace poco, en una entrevista para la Comisión da Memoria Histórica, recordaba como el coche de línea que lo llevaba a A Coruña paraba cada poco porque había muertos atravesando la carretera. "No los dejaban en las cunetas, los ponían a la luz para meter más miedo a la gente".